Modelo integral para el desarrollo infantil temprano
midit

Modelo Integral para el Desarrollo Infantil Temprano

MIDIT

El Modelo Integral para el Desarrollo Infantil Temprano de Un Kilo de Ayuda hace referencia al desarrollo físico, cognitivo, lingüístico y socio – emocional de los niños y niñas de 0 a 5 años de comunidades rurales de alta y muy alta marginación y rezago social en México, de una manera integral para el cumplimiento de todos sus derechos.

El MIDIT se implementa a través de tres Programas:
1) Programa de Desarrollo Físico
2) Programa de Desarrollo Neurológico y Psicoafectivo
3) Programa de Desarrollo Comunitario

Objetivo

Lograr comunidades autosuficientes que garanticen de manera sostenible la erradicación de la desnutrición infantil y un adecuado desarrollo físico, cognitivo, lingüístico y socio-emocional de los menores de 5 años como contribución al pleno DIT, a través de un modelo sustentable, replicable, escalable, de alto impacto y basado en evidencia.

Estrategias:

1,000 días: Los mil días que trascurren entre el embarazo de una mujer y el segundo cumpleaños de su hijo o hija ofrecen una oportunidad única para dar forma a futuros más saludables y prósperos. La nutrición adecuada durante esta ventana de oportunidad de 1,000 días puede tener un profundo impacto en la capacidad del niño para crecer, aprender y salir de la pobreza. También puede dar forma a una sociedad con acceso permanente a la salud, la estabilidad y la prosperidad. Hoy en día, la desnutrición sigue siendo la principal causa de muerte de los niños pequeños en todo el mundo. Para los bebés y niños menores de dos años, las consecuencias de la desnutrición son particularmente graves, a menudo irreversibles, y tiene un gran impacto en sus capacidades futuras.

La intervención oportuna en este periodo de la vida y su focalización es estratégica, ya que durante este tiempo existen altos requerimientos nutricionales, el crecimiento físico y el desarrollo cerebral es acelerado y existe una mayor susceptibilidad a infecciones y vulnerabilidad a entornos poco favorables.

Niños de Alto Riesgo (NAR): Adicional a la focalización por  edad, es fundamental intervenir con mayor intensidad en aquellas niñas y niños que ya tienen un déficit en su estado de nutrición o algún retraso en su nivel de neurodesarrollo, esta estrategia principalmente tiene un carácter correctivo. Aquellos menores de 2 años que tengan cualquier grado de desnutrición, leve, moderada o grave, de acuerdo a cualquiera de los tres indicadores antropométricos: desnutrición crónica, desmedro y desnutrición aguda, son niños considerados de alto riesgo, ya que el riesgo de morbi-mortalidad se incrementa y para lo cual es necesario además, considerar otras variables de alerta como la anemia.

El MIDIT se ejecuta a través de una metodología participativa que consiste en tres elementos transversales a nuestros tres Programas y todos los componentes, es nuestro quehacer en el día a día:

A) Medimos y diagnosticamos: “No hacemos nada que no se pueda medir”. Se refiere a la generación sistemática de información de manera precisa y objetiva en referencia al desarrollo infantil, que permitan diagnósticos válidos sobre las condiciones físicas, cognitivas y emocionales de menores de 5 años y su entorno.

B) Fortalecemos capacidades y cambiamos conductas: a través de talleres y entrenamientos generamos modelos sostenibles y replicables de aprendizaje en comunidades rurales, que den permanencia a conductas en favor del Desarrollo Infantil Temprano, tanto en prácticas de crianza, como en capacidades organizativas y de liderazgo para transformar el entorno garantizando condiciones saludables para el pleno desarrollo de la infancia.

C) Monitoreamos y evaluamos: “Sistema de Inteligencia Epidemiológico”. Es el proceso dinámico, interactivo y permanente de detección, filtrado, verificación, análisis, evaluación e investigación de la información de aquellos eventos o situaciones que puedan representar una amenaza para el Desarrollo Infantil Temprano. Esta información temprana y verificada orienta nuestra intervención, incluyendo medidas de prevención y control, con el objetivo de que dichas acciones se tomen lo más rápidamente posible con información de calidad, al tiempo que nos permite ver los resultados y efectos propios de la implementación del Modelo.

La inteligencia epidemiológica engloba dos componentes: la “vigilancia basada en indicadores” que consiste en la recolección, análisis e interpretación de datos estructurados provenientes de nuestro Sistema InfoKILO y la “vigilancia basada en eventos” que consiste en la captura, filtrado y verificación de información sobre eventos que pueden tener una repercusión en salud pública provenientes de diferentes fuentes oficiales y no oficiales.